diumenge, 7 d’abril de 2013

EL BANQUER QUE CASTIGA











De vegades va molt bé, i descansa, que altres escriguin el que a tu t'hauria agradat escriure...

"Contra los reiterados epítetos de 'fenicios', 'semitas' o, directamente, de 'judíos', era más perspicaz don Miguel de Unamuno cuando, hace un siglo, apostrofaba a los catalanes: 'Levantinos, os pierde la estética'. Pese a tantos tópicos y chistes sobre los catalanes y la pela, los agravios que una gran parte de nuestra sociedad ha ido acumulando con respecto al sistema de poder español son, muy mayoritariamente, de carácter simbólico, o moral, o —dicho a la manera de Unamuno— estético; no se sitúan en el terreno del dinero, sino en los ámbitos del reconocimiento, del respeto, de la dignidad.

Verbigracia, ¿quién se acuerda hoy de cuántos millones de más supuso para la Generalitat el Pacto del Majestic de 1996? En cambio, ningún catalanista ha olvidado el menosprecio de Aznar cuando se negó a discutir sobre 'las chapas de los coches' e impuso un sistema de matrículas automovilísticas rigurosamente uniformista que —por cierto— sigue en vigor a día de hoy. ¿Y qué queda, en la memoria colectiva, del trabajado acuerdo de financiación autonómica de julio de 2009? Desde luego, mucho menos que de la promesa incumplida de Rodríguez Zapatero: 'Aceptaré el Estatuto que apruebe el Parlamento de Cataluña'.

Sí, claro que el contexto económico ha actuado como coadyuvante, pero el nuevo paisaje sociopolítico catalán que comenzó a dibujarse en 2010 e hizo eclosión en 2012 no es hijo de la crisis, sino de la humillación. ( + )"

 Joan B. Culla, "No entender nada", El País Cataluña, 5-IV-13

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per la vostra opinió