dijous, 11 de novembre de 2004

I PROU, NO?

La Vanguardia Digital - 11/11/2004 - 16.39 horas
Actualizada: 11/11/2004 19.12 horas

Luxemburgo. (EFE).- El Gobierno sólo hará referencia a tres lenguas cooficiales en el memorándum sobre diversidad lingüística que presentará a la UE en las próximas semanas y decidirá él mismo qué denominación única reciben el catalán y el valenciano si para entonces sigue abierta la "polémica".

"Si la polémica, entre comillas, que se ha abierto con la cuestión de las denominaciones de una misma lengua sigue viva, el Gobierno asumirá sus responsabilidades y en algún momento comunicará cómo se va a denominar esta lengua", declaró el secretario de Estado de Asuntos Europeos Alberto Navarro.

Navarro recordó que "dentro de España" el Gobierno debe atenerse "al ordenamiento jurídico", es decir, a la Constitución y a los Estatutos de Autonomía, y respetar por tanto la denominación del valenciano contemplada en el Estatuto de la Comunidad Valenciana.

Pero precisó que "fuera de España, las relaciones internacionales son competencia exclusiva del Gobierno", por lo que en último término corresponderá al Ejecutivo central elegir la denominación de las "tres lenguas" que recogerá el memorándum para las instituciones europeas. En este sentido, el secretario de Estado apuntó que, aunque la lengua cooficial hablada en Catalunya y Valencia reciba dos denominaciones "desde un punto de vista jurídico", esto "no quiere decir que desde un punto de vista lingüístico no sean la misma lengua".

"Yo soy el primer convencido de que estamos hablando de la misma lengua, de hecho la Real Academia de la Lengua Española define al valenciano como el catalán que se habla en Valencia y que es considerado por los habitantes de esta comunidad autónoma como su propia lengua", apuntó Navarro, quien subrayó que la "unidad lingüística" de este idioma es un "tesoro" y un "principio innegociable".

Navarro explicó que la obligación del Gobierno de "respetar la unidad lingüística, pero también respetar el ordenamiento jurídico a veces es difícil y conduce a situaciones como la del pasado jueves" cuando el presidente José Luis Rodríguez Zapatero depositó en el Consejo de la UE cuatro ejemplares del Tratado Constitucional —en gallego, en euskera, en catalán y en valenciano— pero "sólo tres versiones lingüísticas", ya que las dos últimas eran idénticas.

En cuanto a la preparación del memorándum, indicó que el Ministerio de Exteriores colabora con las comunidades con lenguas cooficiales (Galicia, País Vasco, Navarra, Catalunya, Baleares, Comunidad Valenciana) para presentar un "trabajo conjunto" en "breve plazo", aunque dijo desconocer si el documento estará listo para el Consejo de Asuntos Generales del 22 de noviembre o para diciembre.

Navarro adelantó que el memorándum pondrá "de relieve que la diversidad lingüística es una riqueza no sólo de España sino también de la UE" y se inscribirá en la línea del "reconocimiento" a las lenguas cooficiales reflejado en el proyecto de Constitución Europea. Sobre esa base, España solicitará en el texto "cuestiones concretas" como la posibilidad de dirigirse a las instituciones comunitarias en estas lenguas, de emplearlas en los plenos del Parlamento Europeo o del Comité de las Regiones, y de traducir a ellas los textos legislativos que son objeto de codecisión entre el Consejo y la Eurocámara.

"Se trata de seguir trabajando para que los ciudadanos que en España hablen otra lengua además del castellano, que son más de 10 millones, más de una cuarta parte de la población, puedan ejercer ese derecho en el ámbito europeo", manifestó Navarro
.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per la vostra opinió