dijous, 10 d’octubre de 2013

TROBAT EN LLIBRES

"Después está todo lo demás. Las cosas singulares que aparecen en los libros. Yo he encontrado billetes antiguos de tranvía o autobús, quinielas, fotos de carné de desconocidos, pequeños papeles con anotaciones, facturas, e incluso una vez un talón en blanco, creo recordar que en el libro de David Lodge El mundo es un pañuelo, que, por cierto, es un libro muy recomendable, no sólo por el talón sino por el libro en sí.

Esto me lleva a reparar en la cantidad de personas que guardan el dinero en los libros. Lo hacía nuestro amigo Lampedusa, quien bromeaba afirmando que sus libros eran su mayor tesoro. También Sergio Pitol me confesó que durante muchos años, cuando ejerció como diplomático en algunos países de Este, utilizó su biblioteca como caja fuerte, sobre todo las obras de Molière. Y hace poco me contaron que cuando la biblioteca de Julio Cortázar (unos cuatro mil libros) llegó a la Fundación Juan March, de Madrid, donde se conserva, apareció en alguno, oculto en la solapa de las guardas, uno o dos billetes olvidados allí por el autor de Rayuela."

 Jesús Marchamalo, Tocar los libros (Fórcola, 2010)

1 comentari:

  1. Casualment avui he trobat un bitllet d'autobús, petitet, amb una imatge d'un autobús d'altres temps al, crec, "Confieso que he vivido" de Pablo Neruda.

    ResponElimina

Gràcies per la vostra opinió