dilluns, 28 de març de 2011

A FER TRAMPES

Mi madre me enseñó a hacer trampas.

Trampas para perder.

Ganar era tan fácil que lloraba de noche
y no podía conciliar el sueño.
Cogidos de la mano me calmaba
relatándome historias que sucedieron luego.

La culpa fue mía.

Madre me preguntaba
si las quería reales o inventadas,
y yo pedía siempre que le hubieran
sucedido a ella.

Y casi sin quererlo
una noche mi madre inventó la realidad
.

Fernando Beltrán, Donde nadie me llama (Poesía 1980-2010)
Madrid, Hiperión, 2011


1 comentari:

Gràcies per la vostra opinió