dilluns, 6 de desembre de 2010

QUINZE MINUTS

Al día siguiente, a primera hora de la mañana, otro voluntario de DMD telefoneó al hotel para advertirles sobre lo que se encontrarían en la habitación 511. La prensa, como es habitual en estos casos, no dio cuenta del suceso. La muerte de Carlos Santos Velicia, de no ser porque él quiso que quedara testimonio de ella, sólo habría servido para engordar el cajón de sastre de las estadísticas sobre el suicidio. Carlos Santos Velicia tiene siete sílabas, así que, de ser un verso, sería un heptasílabo.

[aquí hi ha el textcomplet abans d'aquest, si voleu saber d'on ve...]

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per la vostra opinió