diumenge, 19 de desembre de 2010

EL GRAN SILENCI











L'altre dia vaig posar el punt final a la traducció d'un article d'Even-Zohar sobre treball intel·lectual i èxit de les societats que es clou amb una citació de l'Azaña jove (recollida a El problema español) on apunta:

Sería un error creer que este apartamiento de la vida cultural de Europa ha cesado para España. Sería un error creer que por alumbrarnos con luz eléctrica y viajar en ferrocarril y hablarnos por teléfono, estamos ya en la misma corriente de ideas que ha producido esos inventos ; como sería equivocado afirmar que por tener una ley de sufragio universal y un Parlamento y un Jurado, vivimos en democracia. No; en la historia de las ciencias aplicadas faltan los nombres españoles; ninguna de esas modificaciones y manipulaciones de las fuerzas naturales se ha inventado en nuestra casa; y esto, no por incapacidad natural, que sería absurdo suponerla, sino por otra razón más sencilla y más vergonzosa: por la razón de que el telégrafo eléctrico y los motores a vapor y la vacuna y las aplicaciones de la electricidad y los telares mecánicos, no son cosas que se hagan o descubran casualmente, ni por inspiración de Dios, sino que son el resultado de una manera especial de entender y amar la vida, de una corriente de ideas más profunda, cuya manifestación y cristalización definitiva y práctica, visible para el vulgo, son todas esas llamadas maravillas de la ciencia.

Avui, a l'Ara obren un article sobre els cent tertulians que ronden totes les tertúlies nostres que es fan i es desfan amb una frase també de Manuel Azaña que no coneixia però que des d'aquest moment incorporo al meu repertori de saviesa compartida: "Si cada espanyol [poseu-hi el gentilici que us convingui] parlés del que sap i només del que sap, es faria un gran silenci nacional que podríem aprofitar per estudiar."

Visca Azaña!

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per la vostra opinió