divendres, 23 d’abril de 2010

LUBRICAR CANALS

Existen tipos de productos editoriales que hoy en día no disponen de canales propios para llegar a sus potenciales lectores. Así ocurre con los libros universitarios, con muchas de las publicaciones institucionales o gubernamentales, con los centenares de revistas científicas o culturales que se editan y que no encuentran ni lugar ni oportunidad para darse a conocer. Las librerías están saturadas, colmadas de novedades, incapaces de asumir nuevos productos, más bien al contrario, deseosas de deshacerse de aquellas publicaciones que sólo proporcionan beneficios marginales y ocupan demasiado espacio; los kioskos han entrado en una fase expansiva para intentar combatir la amenaza cierta de desaparición, donde ya no cabe ni un alfiler, menos aún una revista cuyas ventas se contarían con los dedos de una mano. En esas circunstancias, internet como espacio de venta e intercambio, sólo puede beneficiar a quienes desean encontrar lectores, y por eso es bueno que existan leyes que defiendad globalmente, a escala europea, los derechos de los consumidores.

Joaquín Rodríguez, Edición 2.0. Los futuros del libro (Melusina, 2007)

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per la vostra opinió