dimarts, 5 de juny de 2007

LA LITERATURA DE L'EIXAMPLE









On diu arquitectura, poseu-hi literatura. On diu edifici, llibre. On diu arquitecte, escriptor...

— ¿Qué le gusta a usted?
La arquitectura es como la comida: no puedes estar todo el día comiendo caviar ni delicatessen. Es necesario un menú funcional, armónico y equilibrado para el día a día.

— Por ejemplo...
El Eixample es esa armonía genial. Y de él irradia toda su fuerza la arquitectura de Barcelona. Es la belleza de lo funcional: cuando vives el Eixample te das cuenta de lo necesario que es tal como es.

— Como está aquí siempre...
Cuando quieres hacer lo extraordinario en arquitectura tienes que serlo; si no, te salen cosas ordinarias: horteras. Esa insistencia en lo llamativo muy de nuestros días ha banalizado muchos perfiles urbanos de nuestras ciudades.

— Esa feria del edificio está propiciada por el star-system de la arquitectura mundial.
¡Tan ineficaz! Esos arquitectos estrella son como los supercracks del fútbol: no meten goles y salen carísimos.

— Hacen popular la arquitectura.
Ése es el lado bueno del fenómeno, el malo es que propician el exceso de ego y el encarecimiento sin garantizar resultados.

William Curtis, crític d'arquitectura, a La Vanguardia (5-VI-07)

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per la vostra opinió